¿Por qué él no me pregunta que quiero en la cama?

Muchas veces me viene a la mente aquello de que todos los seres humanos somos iguales… Y siempre opino lo mismo: Para nada lo somos. Ni física ni mentalmente, ni nos comportamos de la misma manera, ni estamos influenciados por las mismas cosas. En las relaciones pasa lo mismo, no hay dos iguales puesto que las personas que las forman no lo son. Reaccionan de diferentes maneras ante los mismo estímulos, tienen puntos de vistas y gustos diferentes, etc. De ahí que la comunicación en pareja depende de muchos factores.

¿Qué es lo que los hombres no se atreven a decirnos?

En este artículo vamos a hablar de los hombres, y de las cosas que no se atreven a decir a las mujeres ya sea durante la relación o antes de comenzarla. Y son un cúmulo de cosas que abarca a todas las clases diferentes de hombres. Por ello, no creemos que un hombre cumpla la lista completa pero sí que todos los hombres se comportan de alguna de las maneras que vamos a nombrar a continuación.

Hay que tener en cuenta varios factores fundamentales antes de pensar: ¿Pero por qué un hombre piensa así? ¿Por qué no hace esto? A mí me gustaría destacar los siguientes: Su orgullo, la influencia de su familia y la sociedad en la que se ha creado. El orgullo masculino es algo que existe y que siempre existirá aunque no se entienda bien. Se puede comparar a aquello de que no se le puede ganar una discusión a una mujer que es tu pareja. Ocurre, siempre ocurrirá aunque haya veces que no tenga sentido. Luego está la influencia de su familia y la sociedad, hay gente que se ha criado en un ambiente muy duro y este tipo de personas tienen muy arraigadas aquello de no demostrar debilidad, por lo que pueden parecer poco románticos, sensibles, etc.cama hablar pareja


rebajas de amantis

[bctt tweet=”¿Por qué falla la comunicación en pareja en temas de cama?”]

Todo esto lo comento para que se entienda que, cuando un hombre no hace algo que le puede hacer feliz a su chica, no es por qué no quiera sino porque es a lo que probablemente esté acostumbrado.

Muchos hombres no se atreven a decir: “Te quiero”. Vamos a eliminar de la ecuación a aquellos que no te lo dicen porque realmente no te quieren. Así que, en base a esto, un hombre no lo dice por alguno de estos motivos: Tiene miedo de que le rechacen, no quiere precipitarse o él no está seguro de lo que siente. ¿Qué se puede hacer para que él exprese lo que siente? Sencillo: No agobiarle. El mayor error que se puede cometer es forzar a alguien a decir algo tan importante precipitadamente o cuando tiene dudas. Asegurarse de qué es lo que piensa de la relación y preguntarle sobre qué le falta a él para ser más feliz, será la clave.

En el tema del sexo, ¿qué no se atreve a decir un hombre?

Mmmmm, déjame pensar cual de todas las cosas pongo primero… No se atreve a preguntarte qué necesitas o cómo lo necesitas, algo que es muy distinto a preguntar: ¿Te ha gustado? Esas son preguntas comprometedoras que no llevan a nada. Además puede que tampoco se atreva a preguntarte si quieres probar algo nuevo en la cama o a hacer sus fantasías realidad. ¿Pero por qué ocurre esto?

Yo creo que es muy sencillo. Falta de comunicación en pareja. Aunque si lo pensamos un poco más, más que falta de comunicación es miedo a la respuesta. Un hombre que está controlado por una mujer que le pone malas caras cuando mira de reojo a otra chica por la calle, raro es que se atreva a hablar más profundamente de gustos en la cama. Pero el motivo es el miedo. Temor a que su compañera sentimental le diga que no la satisface realmente, que no quiere cumplir sus fantasías o a no entender lo que ella quiere que le haga.

cama hablar parejaEl miedo que tiene un hombre a expresar esto se debe a que tiene su mente más enfocada en el problema que en la solución.

¿Qué ocurrirá si un hombre pregunta a su chica que qué puede hacer para darla más placer en la cama y ella le responde: hacerme mejor y más sexo oral? El hombre por orgullo se sentirá mal y puede sentirse triste o a la defensiva. Eso es porque no está pensando en la solución al problema. Lo ideal en esa situación es que el hombre enfocara toda su preocupación en mejorar el disfrute de su chica, para lo cual debería dejar su orgullo a un lado y centrarse en cómo hacérselo mejor.

La primera respuesta, por desgracia es la más normal y la más común, porque el hombre suele reaccionar mal cuando se daña su orgullo. La segunda y lo ideal es enfocarse en la solución (en cómo hacerlo mejor) y no en el problema. Y aquí viene lo más importante y también lo más difícil de hacerle entender a un chico aunque para una mujer sea tan obvio como transparente es el agua: Centrarse en la solución conlleva beneficios, resolver el problema y avanzar hacia delante tanto para ella como para él, porque una mujer satisfecha en la cama, es un lujo para cualquier hombre. Su generosidad y su felicidad pueden no tener límites. Pero centrarse en el problema no te dirige a ningún lugar, no resuelve el conflicto, ni hace que ninguna de las dos partes involucradas esté más feliz.

¿Qué puede hacer una mujer para que un hombre, hasta cierto punto, se trague su orgullo y mire más allá de sí mismo? Tener mucho tacto, hablarlo con mucha tranquilidad y enfocar la conversación a que será un gana-gana. Si la mujer trata de llevar el tema por la rama de: Yo me lo merezco, yo a ti te hice tal cosa, yo por ti hago esto otro… El hombre se sentirá más atacado aún y se pondrá a la defensiva. Una buena comunicación es esencial y, aunque parezca un poco fuerte  decirlo, también se requiere una pizca de negociación.