Danza erótica y ritmo estimulante

Kamasutra para la mujer

Todos hemos escuchado alguna vez algo sobre el Kamasutra, ¿verdad? Desde los tiempos de los tiempos las parejas han puesto en práctica multitud de posturas para hacer el amor y no caer en la monotonía. Y el libro del Kamasutra es el mejor libro para innovar y descubrir las más interesantes posiciones para hacer el amor. El objetivo de practicar estas poses para hacer el amor nuevas es descubrir sensaciones para aumentar el placer o prolongarlo en el tiempo.

Es importante mencionar que las posturas del Kamasutra no tienen porqué practicarse exactamente al 100% igual, sino que cada pareja debe adaptarlas a sus gustos y necesidades.

Una vez hecho este pequeño inciso pasamos a mostraros posturas excitantes del libro Kamasutra para la mujer de Alicia Gallotti.


rebajas de amantis

Posturas para hacer el amor: Danza erótica

posiciones del kamasutraElla está sentada sobre la pelvis del hombre con las piernas hacia atrás; él flexiona las rodillas al sentir las provocadoras nalgas femeninas contra sus muslos y responde levantando los brazos para estimular sus senos.

Ardiente, ella busca la penetración deslizando su vulva hasta encontrar y abrazar con la vagina el pene erecto; apoyándose en las palmas de las manos elevará y hará descender su cuerpo marcando el ritmo de esta danza sexual en la que alterna ondulantes movimientos giratorios de las caderas con otros de vaivén.

La caricia vaginal es intensa y la presión sobre el clítoris muy leve, lo que hace crecer el anhelo por satisfacerse con un orgasmo poderoso.

[bctt tweet=”Las posturas de la danza erótica y ritmo estimulante para disfrutar más en pareja”]

Posturas del Kamasutra: Ritmo estimulante

posiciones del kamasutraSe ha dejado caer de espaldas en la cama, exhausta por la fuerza de su deseo; uno de sus brazos está echado hacia atrás completamente laxo, el otro roza el muslo de él, que se inclina sobre su cuerpo situándose entre sus piernas mientras sostiene las nalgas para mecerla, más tarde, al ritmo de la penetración.

Completamente entregada ella separa y eleva las piernas flexionando las rodillas para abrazarlo por la cintura; la vulva también se abre jugosa por los fluidos que la inundan. Durante el coito, cuando ambos alcancen un ritmo vibrante y el clítoris se vaya erotizando cada vez más al contacto con la pelvis masculina, ella puede acariciárselo para aumentar el goce sintiendo como él besa su boca profundamente o lame sus senos, hasta que una ola de placer inunde los cuerpos por completo.

Fuente: Kamasutra para la mujer de Alicia Gallotti.



Leave a comment