Ardor a dúo y Lado a lado – Posturas del Kamasutra

El libro del Kamasutra es el mejor libro para innovar y descubrir las más interesantes posturas para hacer el amor. Todos hemos escuchado alguna vez algo sobre el Kamasutra, ¿verdad? El objetivo de practicar posturas para hacer el amor nuevas es el simple hecho de incrementar el placer o hacerlo más duradero durante el acto sexual.
Es importante mencionar que las posturas del Kamasutra no tienen resultar igual de placenteras para unas parejas que para otras, sino que cada pareja debe adaptarlas a sus gustos y necesidades.

Tras este pequeño inciso pasamos a mostraros posturas excitantes del libro Kamasutra para la mujer de Alicia Gallotti.

Posturas del Kamasutra: Ardor a dúo

posturas del kamasutraSe dispone a disfrutar de pleno tendida de espaldas, sensualmente eleva una de sus piernas y la flexiona apoyándola sobre el pecho de él, incitándolo a que la penetre mientras tiene acceso al centro álgido del goce.


rebajas de amantis

Él se sitúa de lado y estimula el clítoris teniendo también su seno al alcance de la boca; la mano de la mujer asciende por el vientre hacia los pezones, luego se detiene en el ombligo con suaves caricias y poco a poco baja hasta apoyarse sobre la del hombre y guiarlo en el ritmo de la estimulación.

En el frenesí del deseo roza morbosamente los testículos y el ano. Esta postura permite que el pene entre de manera profunda en la vagina con empujes de ritmo lento, muy satisfactorios, sobre todo para la mujer.

[bctt tweet=”Las posturas ardor a dúo y lado a lado para disfrutar más en pareja”]

Posición para hacer el amor: Lado a lado

posturas del kamasutraAmbos están de lado y frente a frente con todo su cuerpo en contacto y el pene en el interior de la vagina; una pierna de él se entrecruza con las de ella, una de sus manos la toma por la cintura y al crecer la excitación le acaricia la nuca, la espalda y las nalgas; con el otro brazo se sujeta su cabeza mientras la besa apasionadamente en el cuello, las orejas y la boca.

La estrecha intimidad de esta postura es muy placentera y el estímulo de la penetración se hace lento y excitante pudiendo por momentos el pene salir y acariciar el clítoris y la vulva. Cuando el frenesí llega a su punto máximo los juegos de penetración se hacen más intensos y el ritmo se acelera rozándose el clítoris contra el pubis hasta que ambos lleguen al clímax.

Fuente: Kamasutra para la mujer de Alicia Gallotti.



Leave a comment